martes, 2 de septiembre de 2014

Enduro (del duro) con 29er

Espectacular vídeo denominado "buscando el agua", de nuestros compañeros Javito y Adán dentro de esta ruta circular desde La Plana de Aiguallut con sus monturas de 29.

Podéis seguir sus respectivos blogs desde estos enlaces:

Javito --> http://javitobike.blogspot.com.es/
Adán--> http://pirineoiberico.blogspot.com.es/




domingo, 24 de agosto de 2014

Expedición Algaireña - Vuelta al Posets

Todo da comienzo después de unas conversaciones de nuestros socios de Alpartir con nuestro antiguo presidente Adán, para realizar una ruta de dos días por el Pirineo aprovechando el tiempo vacacional. Quien mejor que él para recomendarnos este reto épico que supone dar la vuelta al Posets y si además podemos contar con su experiencia como guía, muchísimo mejor.

Las conversaciones por whatssap van en aumento y finalmente somos 9 los valientes quienes nos decidimos en adentrarnos en estos parajes recónditos, (Adán, Miguel, Alejandro, Alberto, Daniel, Carlos, Boni, Tabernas y un servidor, Rogelio.) para muchos de nosotros todo esto supone nuestra primera salida al Pirineo, otras veces habíamos estado por Ainsa en la Zona Zero, pero el terreno al que nos vamos a enfrentar no tiene nada que ver con la zona de Ainsa, ya sea por kilómetros, por desnivel acumulado o por sendas mas ratoneras. 

Una vez esta todo planificado salimos el martes día 19 por la tarde con destino hacia Benasque, donde pasaremos la primera noche alojados en la Escuela de Montaña de Benasque en régimen de alojamiento mas desayuno. 

Desayuno potente en la escuela de montaña de Benasque
Preparando las monturas antes de partir










Amanece la mañana del miércoles día 20, nos levantamos a las 07:00, todos tenemos la vista puesta en el cielo para ver que tal amanece, las previsiones meteorológicas no son muy buenas y se preveen lluvias durante gran parte del día. Ya no sabemos donde mirar el tiempo, que si "Meteo Blue", "AEMET", "El Tiempo que viene", "Maldonado", cada una de ellas parece dar una previsión del tiempo diferente lo que me hace pensar que para dar predicciones cualquiera lo podríamos hacer, así que finalmente tomamos la decisión de salir y que sea lo que dios quiera.

El desayuno es potente, autentico desayuno montañero bien cargadito. Salimos directamente desde donde estamos alojados, pasamos por el centro de Benasque cogiendo la carretera dirección al cruce de Cerler, dejando a un lado el Río Ésera continuamos por la carretera hasta el primer cruce a la izquierda donde empezamos a seguir el curso del Río Estós.


Primeras rampas de subida
Salida por el centro de Benasque 

Foto en familia sobre el Río Estós
Seguimos el camino con el Río Estós a nuestro lado
La subida hasta el primer refugio por el que debemos pasar nos empieza a mostrar la dureza de este entorno, primeras rampas muy rompepiernas que desaparecen sin querer evitarlo al mirar la belleza del paisaje.
Uno de los pasos sobre el Río Estós
Paso del camino tocando el Río Estós
Extenso valle que nos permite relajarnos
Dirección refugio de Estós
Llegamos a uno de nuestros objetivos, el refugio que lleva el mismo nombre del río al que vamos siguiendo durante toda la mañana, el Refugio de Estós, situado a 1.890 m, primer alto en el camino que aprovechamos para tomar un pequeño tentempié y hacer alguna instantánea.
Subida al Refugio
Refugio de Estós
Foto en familia en el refugio de Estós
A partir de ahora solo cabe pensar en lo mas duro del recorrido, el porteo.
Una vez pasado este refugio, nos dirigimos hacia una pared infranqueable, en la que solo se llega a vislumbrar una pequeña senda en forma de zig zag que va serpenteando hasta lo alto del collado, el collado de Chistau (2.592 m).
En este tramo de 2 horas de porteo, quiero hacer mención especial al tiempo, ya que aquí, durante la gran mayoría del transcurso del porteo, el mal tiempo hizo acto de presencia, con lluvias racheadas por fuerte viento e incluso granizo, fue lo que tuvimos que soportar hasta lo alto de este collado, solo la fuerza de voluntad y las ganas por continuar en esta aventura nos ayudaron a coronar.
La temperatura otro factor a tener en cuenta, con bastantes fluctuaciones y de unos 5 a 8 grados, que por el viento la sensación térmica que se dejaba notar era de bajo cero, todo esto en pleno mes de agosto.
Primeras zonas de porteo
Camino del muro infranqueable

Porteando hacia el collado de Chistau
En el descenso afortunadamente la temperatura empezó a subir y la lluvia por fin remitió, pero ahora teníamos que tener especial cuidado porque todo el terreno se encontraba bastante mojado y embarrado, lo que nos obligaba a bajarnos de la bici en repetidas ocasiones.

Tramo de bajada desde el collado de Chistau
Tramo de bajada desde el collado de Chistau
Pasando el Zinqueta
Pasando el Zinqueta
La senda de bajada hacia el refugio donde pasaremos la noche, también estaba bastante inestable por lo que teníamos que andar con cuidado de no pegar algún resbalón.
Senda hacia el refugio de Biadós
Senda hacia el refugio de Biadós
Senda hacia el refugio de Biadós
Senda hacia el refugio de Biadós
La llegada al refugio de Biadós, donde íbamos a pasar la noche en régimen de media pensión, (alojamiento con cena y desayuno) se realizo sobre las 5 de la tarde.
Estábamos ansiosos por llegar, porque hasta ese momento solo habíamos probado un bocado en el anterior refugio de Estós y también por quitarnos la mojadura de encima, descargamos todo y colocamos toda la ropa que pudimos en los tendederos para secar, seguidamente cogimos todo el embutido que habíamos transportado en nuestras maltrechas mochilas, para ponernos a comer y saciar nuestro apetito tanto solido como liquido, con un vino especial que tenían en el refugio y alguna lata de cerveza Ambar, para ver si esta vez si que nos ponía bien.
La ropa secándose 
La ropa secándose 
Vistas al Posets desde el refugio de Biadós
La cena en el refugio es potente, autentica cena montañera, sopa, judías verdes, carne y postre, al día siguiente en el desayuno lo mismo, café, zumo, tostadas con mermelada, etc.. 
La noche un poco movidita, que si uno ronca, que si otro se levanta para mear, ahora otro se tira un pedo, en fin, se hizo lo que se pudo para conciliar el sueño y descansar para lo que nos esperaba el día siguiente.
La mañana del jueves día 21 otra vez con la misma incertidumbre por ver que tiempo nos podría hacer, la mañana amanece nublada lo que nos hace pensar que tendremos otro día pasado por agua, pero esta vez el tiempo se portó, aunque con el día nublado por las cumbres, no nos llovió en ningún momento y conforme se acercaba la tarde iba mejorando la temperatura.
Antes de partir, jueves día 21
Senda de bajada refugio de biadós
Cruzando de nuevo el Río Zinqueta
En el segundo día de ruta nos tocaba subir varios puertos, quizás el recorrido era algo mas pistero, pero sin duda alguna las sendas también harían su acto de presencia.
El primero puerto que teníamos que subir es el de Pla de Abet, a unos 1.879 m, todo ello por pista bastante ciclable.
Subiendo el Pla De Abet
Subiendo el Pla De Abet

Bajando este mismo puerto teníamos dos opciones que elegir, una era seguir la pista y no perder altitud para enlazar con la pista que nos lleva hasta el collado de Sahún, la otra opción que se nos presentaba era perder altitud bajando por una senda hasta el puente de los Pecadores y llegar hasta San Juan de Plan, como no podría ser de otra forma, la decisión tomada fue la segunda, bajar por senda.
Una vez ya llegados a San Juan de Plan, ya eran las 12 de la mañana, tocaba parar en un bar de esta localidad para tomarnos unos cafés comprar algo de pan y comer algo de embutido que llevábamos por la mochila, de esta forma recuperábamos fuerzas para afrontar la subida por pista de unos 14 km hasta el collado de Sahún (2.029 m).

Subida al collado de Sahún
Foto de grupo en lo alto del collado de Sahún
El puerto era bastante duro y las piernas ya empezaban a acusar el desnivel acumulado de los dos días, al tomar la decisión de bajar por senda hasta San Juan de Plan, el desnivel acumulado se vio aumentado exponencialmente, nuestro presi tuvo que hacer acopio de sus "Enderezoles" para subir como las liebres, en estas imágenes lo podemos ver mostrando su arma secreta.
Enderezol Isostar
Enderezol 5 horas de POWER
Ya cada vez quedaba menos para terminar nuestra gesta épica pirenaica, después de coronar el collado de Sahún tocaba descender ya en dirección a la siguiente localidad, la cual le da el mismo nombre al collado, Sahún.
Primer tramo de bajada por pista del collado
Barranco de los ibones de Barbarisa
Después de este espectacular "caidero" de agua da comienzo la senda por la que descendemos hasta la localidad de Sahún.
Esta senda es bastante ciclable y a la par que bella, tenia sus zonas técnicas, escalones, pedrolos, dicho de otra forma, perfecta, haría las delicias de cualquiera.
En esta zona a mitad de senda ya se notaba que subía la temperatura, lo que nos obligó a parar y despojarnos de algunas prendas para ir mas despejados.
Bajando la senda hacia Sahún
Bajando la senda hacia Sahún
Finalmente ya el recorrido se suavizaba bastante, solo faltaban un par de kilometros para llegar a nuestro destino final.
Justo antes de llegar al embalse de Linsoles ya nos despojamos de las protecciones para subir una pequeña pendiente y rodear todo el pantano, justo después, ya solo nos quedaba seguir el Río Ésera hasta Benasque.
Llegábamos sobre las 6 de la tarde, en nuestras cabezas ya solo teníamos en mente llegar a nuestro destino, después de dos jornadas en bici por todo lo alto en el Pirineo, finalmente, aunque demasiado fatigados, a todos se nos quedó una sonrisa de oreja a oreja por el logro conseguido y ya estamos deseando volver a repetir otra gesta de este tipo.
Última cuesta antes de llegar a nuestro destino final
Podéis ver el track con sus estadísticas en el siguiente mapa.



sábado, 9 de agosto de 2014

Miradores de Ordesa

Miradores de Ordesa

            Tenía pensado el realizar una ruta por el Pirineo aprovechando mi periodo vacacional, la única duda que tenía era si me quería meter un buen ‘pechugazo’ o por el contrario hacer algo más relajado.

            Hablo con Jorge y nos decidimos por la primera opción, ‘pechugazo’, que viniendo de él no es de extrañar, ya que parece que sólo le gusta subir y subir.

            Descargamos un par de tracks y nos llamó la atención uno que denominaban Miradores de Ordesa, dijimos que tenía que ser chulo y allá que nos decidimos por él.

            Salimos de La Almunia el 5 de Agosto a las 5:30 a.m. en dirección a Broto, tenemos aproximadamente 2 horas y media de camino, así que si no queremos que nos zurre mucho el sol toca madrugar. A eso de las 8:15 estamos ya en el parking de Broto, tras haber parado en el camino a echar un café y un donut.

            A las 8:30 las bicis ya están montadas y nosotros preparados para empezar con la aventura. Ponemos rumbo a Torla, por la carretera, nos hemos informado y son apenas 2 Km más que por pista, y aparte por la pista en algún tramo hay que vadear el rio y portear la bici, y sinceramente, a esas horas el agua no debe estar muy caliente.

            Durante el viaje hemos ido comentando alguna particularidad de la ruta, como que los primeros 20 Kms son todos de subida, con lo que decidimos poner un ritmo suave, que no estamos en ninguna carrera.

            Tras 4,5 Kms de subida llegamos a Torla, pasamos el túnel que conduce a Ordesa y nada más pasar el túnel, a mano derecha, tenemos una senda de bajada que nos conduce hacia Ordesa. La senda no presenta ninguna dificultad, pero hay que ir con precaución ya que hay mucha piedra suelta y algún que otro senderista.


            Una vez bajada la senda llegamos a un puente sobre el río Ara desde donde parten distintos caminos, unos llevan a la Pradera, otros al Puente de los Navarros, …
Puente de la Glera sobre el río Ara
            Nosotros tomamos una pista que está marcada como Puente de los Navarros – Diazas. Es una pista de subida que nos llevará a la Ermita de Santa Ana y las Bordas de Diazas, donde tomaremos la denominada pista de las Cutas. Al poco de empezar a subir, la pista se divide dándonos la opción de ir al Puente de los Navarros, izquierda, o continuar hacía Diazas por la pista de las Cutas, derecha, ésta es nuestra elección.
Subida hacía la Ermita de Santa Ana. Torla al fondo.
            Tras algo más de una hora de ascensión, y tras pasar una barrera, llegamos a un altiplano donde encontramos la Ermita de Santa Ana y las Bordas de Diazas, ya estamos a unos 1500 mts de altura.
Ermita de Santa Ana
Vista de la pista desde el primer mirador. Altiplano de Diazas con la Ermita de Santa Ana


















            Continuamos nuestra ascensión por la pista de las Cutas hacia los miradores del Molar, el primero de ellos nos brinda unas espectaculares vistas del valle, Torla y la sierra de Tendeñera.
Torla y la sierra de Tendeñera
Primer mirador, enfrente la sierra de Tendeñera










            También desde este mirador, podemos mirar hacia arriba y ver lo que nos queda hasta Punta Acuta, que marcará el final de nuestra ascensión.
Punta Acuta (2247 mt)
            Seguimos con la ascensión hacia el segundo de los miradores del Molar, lo cierto es que desde que hemos dejado atrás la ermita la ascensión parece más llevadera y las rampas no parecen tan duras, serán quizás estas espectaculares vistas las que nos dan fuerza? Todo puede ser, porque en un periquete nos encontramos en el segundo de los miradores y esto ya no tiene precio …
Pista de las Cutas desde el segundo mirador

Tozal del Mallo

Pico Salarons y Tozal del Mallo
Pico Gallinero y Cresta de Diazas
            Contentos como niños con zapatos nuevos, o en nuestro caso con bicis nuevas, seguimos la ascensión hasta el tercer y cuarto miradores, que nos dan unas preciosas vistas de la Pradera y el cauce del río Arazas.

Circo de Cotatuero y Brecha de Roldán. A la derecha Tobacor
Tozal del Mallo y Cresta de Diazas










            Una vez pasados estos miradores la ascensión ya casi toca a su fin, y cuando alcanzamos el quinto mirador de la ruta, el que nos daría unas impresionantes vistas de las gradas de Soaso, la cola de Caballo,… nos sorprende ver un autobús de turistas, hasta aquí llegan los vehículos a motor.

            Paramos un rato a comernos nuestro delicioso sándwich de jamón york y chorizo y viendo que no se despeja el mirador optamos por bajar ya hacía Nerín.

Es una bajada vertiginosa por pista ancha en la que dejamos hacer a las bicis, he de decir que paramos a ponernos el chubasquero, pues en la bajada a altas velocidades teníamos frío. 

Una vez llegados a Nerín, cogemos asfalto en dirección a Fanlo, otra vez a subir, como tiran las piernas después de haber estado relajadas durante 13 Kms de bajada, ahora toca salvar un desnivel de unos 300 mts en 6 Kms, que se hacen excesivamente largos, al ser el recorrido por asfalto y estando pendientes de los coches que pasan a nuestro lado.

Alcanzado Fanlo, continuamos por la misma carretera en dirección a Sarvisé y Broto, pero como nuevamente el camino es descendente y ya estamos cerca del final de ruta no importa tanto el que sea por asfalto.

Datos de la ruta:

Distancia
55,3 Kms
Tiempo total
6:06 horas
Tiempo en movimiento
5:08 horas
Altura Mínima (Broto)
849 mts
Altura Máxima (Punta Acuta)
2200 mts
Desnivel positivo acumulado
1900 mts

Félix M. Cubillo